© 2019 Departamento de Salud - Cuídate Tu También

  • Black Facebook Icon

Publicidad subvencionada con los fondos del Centro de Control de Enfermedades (CDC), Grant #1NB01OT009133-0100.71-0101

Screen Shot 2018-07-13 at 3.45.36 AM_edited.png

¡MUÉVETE, POR TU SALUD!

¡La actividad física puede ser parte de tu vida!

Dedicar 150 minutos semanales a realizar actividad física contribuye a mejorar la calidad de vida.

 

Entre los principales beneficios, se encuentran:
 

  • Disminuye el riesgo de enfermedades del corazón, presión alta, osteoporosis, diabetes, cáncer y obesidad.

  • Mantiene las articulaciones flexibles, de modo que es más fácil moverte.

  • Contribuye al bienestar mental y ayuda a tratar la depresión, el estrés y la ansiedad.

  • Aumenta la energía y resistencia.

  • Ayuda a dormir mejor.

  • Mantiene el peso, acelera el metabolismo (velocidad con que el cuerpo utiliza las calorías).

RECOMENDACIONES PARA UNA VIDA ACTIVA

  • Consulta con un profesional de la salud. 

    • Esto es importante si no has estado activo, si tienes condiciones de salud o si estás embarazada.
       

  • Cambia tu rutina diaria. 

    • Usa las escaleras en lugar del ascensor. Estaciona más lejos y camina.
       

  • Haz de la actividad física algo divertido. 

    • Realiza actividades variadas, como dar una caminata en la playa, bailar, intentar un nuevo deporte o escuchar música mientras utilizas la bicicleta estacionaria.
       

  • Escoge algo que te guste hacer y que sea apropiado para ti. 

    • Considera tus condiciones de salud y tu experiencia realizando actividad física.
       

  •  Realiza actividad física acompañado. 

    • Estar acompañado de alguien puede ser un gran apoyo para mantenerte activo
       

  • Escoge la hora del día que sea más cómoda.

    • Espera un período de tiempo luego de haber comido (30 minutos -1 hora). 

    • Evita exponerte a temperaturas muy altas y a los rayos directos del sol.
       

  • No te desanimes. 

    • Puede tomar meses o semanas antes que empieces a notar algunos cambios.
       

  • Comienza poco a poco.
     

  • Utiliza vestimenta y calzado apropiado.
     

  • Recuerda mantenerte hidratado.
     

  • No creas el refrán que dice que sin dolor no hay ganancia.

    • Un poco de malestar es normal después de iniciar

PLAN PARA CAMINANTES PRINCIPIANTES