Especialmente, en estos tiempos donde las enfermedades infecciosas como el COVID-19 aún nos amenazan, tener una nutrición inadecuada puede reducir la capacidad de nuestro sistema inmune para batallar con las enfermedades. Además, el consumo de alimentos altos en grasas, sodio y azúcares es un factor para el desarrollo de condiciones crónicas como diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares. También afecta el proceso de desarrollo humano, la estabilidad física y mental de una persona y reduce su productividad.

Los alimentos que consumimos son el combustible del cual obtenemos energías y compuestos que nos sirven para realizar todos los procesos vitales, como reparar tejidos y células, además conservar la salud.

 

En la vida cotidiana, previo a la pandemia por COVID-19, para muchas personas se hacía difícil dedicar tiempo a una alimentación sana y consciente debido al ajoro diario. El poco tiempo para cocinar y el consumo de comidas rápidas, que son más  fáciles de obtener, son factores determinantes para una alimentación poco balanceada.  

 

No obstante, la experiencia de la pandemia nos trajo otros asuntos que han influido en nuestra alimentación, como el cierre de emergencia y la cuarentena. Pasar mucho tiempo en casa podría hacer que comamos más y nos movamos menos. Permanecer en el mismo lugar durante muchas horas puede generar ansiedad y en algunos casos depresión, lo que en ocasiones se refleja en un aumento en la ingesta de alimentos que nos proporcionan más placer, pero que tienden a tener más calorías, grasa, azúcar y sodio.  

Nutritional Cooking

Nutrición en la vida diaria

La nutrición consiste en el consumo de los alimentos necesarios para el funcionamiento adecuado del cuerpo.

Mantener una nutrición adecuada, significa, consumir alimentos de diferentes grupos y con suficientes aportes de vitaminas y minerales. En combinación con la actividad física regular, la alimentación saludable es fundamental para el desarrollo y el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, así como para mantener una buena salud física y mental.  

Fresh Green Dip

La buena noticia es que hay solución

Mantener una nutrición balanceada es posible siguiendo la guía de los alimentos que puedes consumir, según el modelo de MiPlato para un Puerto Rico Saludable: 

  • Procura que la mitad del plato sean vegetales y frutas. En este caso la fruta podría ser el postre de la comida. 

  • En una cuarta parte del plato, incluye una proteína como: pescados, mariscos, carnes bajas en grasa, aves, huevos o nueces. 

  • En la otra cuarta parte añade una porción de cereales y farináceos como: arroz, viandas, pasta o pan. 

  • Escoge una porción de lácteos sin grasa o bajo en grasa como leche o yogur. 

  • Recuerda: El agua es la bebida ideal para acompañar tus comidas. 

Si tienes dudas sobre cómo crear tu plato saludable, aquí te compartimos algunas ideas:

Desayuno

- una rebanada de pan integral con mantequilla

- un huevo hervido 

- medio guineo 

- 4 onzas de jugo 

- café con leche baja en grasa

Almuerzo

- 1/2 taza de papas majadas 

- 3 onzas de pollo a la plancha 

- 1 taza de ensalada verde (lechuga, tomate, cebolla, zanahoria) 

- 1 manzana o china  

Cena

-1/2 taza de arroz 

- 4 onzas de pescado 

- 1/2 taza de vegetales cocidos 

- una pequeña rebanada de aguacate 

- agua  

Para medir las carnes, se recomienda usar la palma de la mano como referencia para el tamaño. El ancho no debe ser mayor a un paquete de cartas (de Póker o briscas). 

 

¡Ya tienes las tres comidas para un día! 

¡Estás listo para comenzar a practicar una alimentación más saludable! 

Estas recomendaciones, en combinación con 30 minutos diarios de actividad física, te ayudarán a mantener tu salud física y mental en óptimas condiciones.
  
¡Recuerda que la nutrición balanceada es sinónimo de salud y la salud es calidad de vida! 
Indoor Stretch

Materiales Adicionales

Porciones saludables