OBESIDAD

La importancia de un peso saludable en la vejez durante la pandemia

Las personas adultas mayores que están sobrepeso o tienen obesidad podrían presentar complicaciones severas asociadas a COVID-19

 

Aproximadamente, 7 de cada 10 personas adultas mayores en Puerto Rico tienen sobrepeso u obesidad, lo que las pone en riesgo de desarrollar complicaciones en su salud, a nivel físico, psicológico, emocional y social.

La obesidad es una condición crónica que se define como la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, que puede ser perjudicial para la salud. Para determinar si una persona tiene sobrepeso u obesidad, se calcula el índice de masa corporal (IMC), utilizando el peso y la estatura. Este es un indicador bastante confiable, sin embargo, es importante consultar con su proveedor de salud, ya que cada cuerpo es distinto y podría requerir de interpretaciones y tratamientos particulares.

Las personas adultas mayores experimentan cambios en su cuerpo, como, por ejemplo, la disminución en la proporción de los músculos y el aumento en grasa. Como resultado, se reduce el ritmo del metabolismo y aumenta la posibilidad de subir de peso. No obstante, el sobrepeso y la obesidad no son parte del proceso natural del envejecimiento, por lo que se puede prevenir, logrando así tener una mejor calidad de vida y evitar posibles complicaciones en caso de un diagnóstico de COVID-19.

La información disponible hasta el momento evidencia que la obesidad, en combinación con el COVID-19, puede aumentar el riesgo de visitas a sala de emergencias y de hospitalizaciones. Además, puede desarrollar mayores complicaciones asociadas a condiciones crónicas como: diabetes tipo 2, hipertensión arterial, enfermedades del corazón, colesterol elevado, depresión y ansiedad.

A continuación, algunas recomendaciones para prevenir la obesidad y las complicaciones por COVID-19:

  1. Consuma alimentos de forma balanceada. Tome agua en lugar de bebidas azucaradas. Incluya frutas, vegetales y granos, considerando el plan nutricional que su especialista desarrolle basado en sus necesidades y preferencias.
     

  2. Mantenga una rutina diaria activa. Por ejemplo, realizar los quehaceres del hogar y las actividades de jardinería, le ayudará a mantener un peso saludable, así como también a prevenir el desarrollo de condiciones crónicas o complicaciones asociadas a estas.
     

  3. Monitoree su peso. De notar aumento en su peso, evalúe si ha hecho cambios en su alimentación o ha disminuido la actividad física que realiza. Esto le ayudará a identificar si su rutina ha cambiado considerando que, debido al COVID-19, pasar más tiempo en casa, puede aumentar las probabilidades de que esto ocurra.


Recuerde: todas las personas pueden alcanzar un envejecimiento activo al adoptar hábitos que sean favorables a la salud. Aunque la vejez puede representar una etapa de cambios, incluir una alimentación balanceada y una rutina de actividad física, le ayudará a tener una buena calidad de vida, y a prevenir complicaciones en caso de un diagnóstico de COVID-19. Mantenga comunicación con sus proveedores de salud, y de ser necesario visitarles, tome todas las medidas de prevención para evitar el contagio. Y si ha notado un cambio en su estado de ánimo y considera que necesita asistencia, identifique sus redes de apoyo (familiares, vecinos, amigos) y busque ayuda de un profesional de salud mental.

© 2020 Departamento de Salud - Activa Tu Salud

Sometido a la Oficina del Contralor Electoral  OCE-SA-2020-2143